La verdad sobre la alergia al gluten

La enfermedad celíaca es una de las condiciones menos diagnosticadas en el país, y sin embargo, muchas personas que evitan gluten no son alérgicos a él.
¿Cómo puede saber si deben consultar a un médico?

gluten_verdadAmy Yoder Begley sufrió años de dolor de vientre y otras enfermedades inexplicables antes de ser diagnosticada con la enfermedad celíaca.
El número de estadounidenses con la enfermedad celíaca podría llenar 936 cruceros. Los pasajeros de 908 de esas naves ni siquiera sabrían que la tienen.

— Centro de Enfermedad Celíaca de la Universidad de Chicago
Hubo un momento en que Amy Yoder Begley planeaba sus carreras en torno al baño. Los problemas de la corredora profesional olímpica comenzaron en la escuela secundaria. Begley sufría dolores de estómago a veces al azar, sin ninguna explicación aparente. Un dolor especialmente brutal la tiró fuera de la pista del estado de Indiana, que le costó una oportunidad por el campeonato del estado. Sus problemas persistieron durante la universidad, donde sufrió múltiples fracturas por estrés y desarrolló hipertiroidismo, una condición donde la glándula tiroides libera demasiada cantidad de sus hormonas. Sufrió calambres musculares, diarrea, estreñimiento, fatiga, erupciones cutáneas y dolor en las articulaciones. Los médicos fueron incapaces de encontrar un culpable. “Usaba el baño ocho veces al día”, dijo Begley. “Mi cuerpo estaba siempre mi mente”. No fue sino hasta 2006, a los 28 años, que Begley fue finalmente diagnosticada con la enfermedad celíaca, en la que los pacientes tienen intolerancia al gluten -una proteína comúnmente encontrada en el trigo, la cebada y el centeno. La condición causa daños en el intestino delgado y mala absorción de nutrientes. La comunidad médica todavía tiene que ponerse de acuerdo en una causa singular de la enfermedad, pero las familias con antecedentes de diabetes tipo 1 y el síndrome de Down tienden a ser más susceptibles. Tras el diagnóstico, Begley eliminó el gluten de su dieta y de inmediato notó una mejoría. “Me hizo más normal. Se llevó mi ansiedad”, dijo Begley. “Me acordé de que algunas de las mejores carreras que he tenido fueron después de cenas que eran bajas o sin gluten”. Ya no se sentía constantemente cansada e hinchada. Era capaz de comer comidas más cercanas al tiempo de carrera, y lo mejor de todo, ya no tenía que planear rutas por baños de fácil acceso. El largo camino de Begley para el diagnóstico es una historia bastante típica: el tiempo promedio que le toma a una persona sintomática ser diagnosticada con la enfermedad celíaca en los EE.UU. es de cuatro años. De acuerdo con University of Chicago Celiac Disease Cente, el número de estadounidenses con la enfermedad celíaca podría llenar 936 cruceros. Los pasajeros de 908 de esas naves ni siquiera sabrían que la tienen. Si el problema no se diagnostica, alguien que padece la enfermedad podría enfrentarse a cualquiera de los muchos problemas de salud relacionados con la mala absorción de nutrientes, incluyendo la desnutrición, osteoporosis y una hemorragia interna. Un estudio realizado en 2009 por la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, encontró que en los EE.UU. la enfermedad celíaca es cuatro veces más común de lo que era en la década de 1950. Y al igual que otras alergias a los alimentos y el autismo, la prevalencia de la enfermedad celíaca y los problemas de salud relacionados con el gluten se ha disparado en la última década. Sin embargo, la comunidad médica no tiene en claro por qué. Algunos creen que la enfermedad celíaca no es más común, sólo mejor diagnosticada. Otros especulan que puede ser debido a cambios en la forma en que el trigo se cultiva y procesa o debido a la mayor prevalencia del gluten en los alimentos procesados y medicamentos. A pesar del creciente número de casos, mucha confusión e incertidumbre sigue rodeando los problemas de salud relacionados con el gluten.
Escrito por Tyler Moss
Traducido por Antonella Iannaccone